Follow by Email

domingo, 22 de abril de 2018

Domingo, 22 de Abril

Valle de Esteban

¿Somos hombres de hoy
aquellos niños de ayer?
Gabriel y Galán

"Yo soy el buen Pastor"

DOMINGO, 22 DE ABRIL

En aquel tiempo dijo Jesús:

-Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estragos y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre.

Juan 10,11-18

sábado, 21 de abril de 2018

Hoy, como en junio del 2007

  Junio del 2007
Antes de la decepción

Francisco Javier Gómez Izquierdo
       
      En el año 2007 la final de Copa se disputó en junio, como hasta entonces casi todos los años, y aunque  la Competición llevaba tiempo padeciendo perniciosos ataques desde la misma Federación Española de Fútbol, a un servidor no se le olvida, porque estuve presente en el colofón apoteósico de aquel calendario en el Sánchez Pizjuán con “los nenes” del Sevilla descabellando por asfixia al Burgos, el club de fútbol que, pongamos esculpió mis inclinaciones. A  mitad del partido llegaron los campeones Palop, Poulsen, Kanouté, Luis Fabiano, ya estaba Navas... Al gran Piné, que no hay cosa que le guste más que un bullicio, lo vi llorar  sentado  y en silencio en la escaleras del estadio.
    
Un Burgos de chicarrones, entrenado por Arconada, se jugaba el ascenso a 2ª división ante el Sevilla Atco (“los nenes”),  el domingo siguiente de que un gol de Kanouté diera la Copa al Sevilla grande de Juande Ramos ¡¡ante el Getafe de Schuster  y Güiza!!  Nos pusieron el partido a las 4 de una de esas tardes infernales que en el Norte no se imagina hasta que se conoce por experiencia.
  
Desde Córdoba yo había asistido a la guasa del sevillismo y sus cómplices toda la semana, entusiasmados por su final de Copa y el repaso que nos iban a dar a los burgaleses del frío. El “casshondeo” lo continuaron después de ganarnos en la prórroga, con un gol de Lolo pasando por la tele escenas de nuestros jugadores, Zubizarreta, Idiákez, Mújica, Goiria.... más pendientes de las bolsas de hielo y las botellas de agua de la banda que del veloz Diego Capel o éste Alfaro que tenemos ahora en el Córdoba.
     
Vuelve a coincidir un partido importantísimo de mi equipo de hogaño con los nenes de un Sevilla finalista de Copa al que deseo de corazón vuelva con otro 1-0 a rematar la Feria, pero reconozco que el triunfo de mi Córdoba por 3-0, no sólo era necesario y digamos esperado, sino también tan decisivo como aquél de hace 11 años. El SEvilla ATco. es ya de 2ªB. Un tropiezo hubiera sido mortal de necesidad, sobre todo si tenemos en cuenta la debilidad del contrincante y su demoledora fragilidad defensiva. Narváez, el mediapunta que nos ha dejado el Betis, bético tenía que ser,  apático en ocasiones, tuvo anoche tres minutos soberbios en los que se sacó un preciso caño al portero -después de una pifia descomunal del central Berrocal- para el 1-0 y acompañó la carrera del veloz Jovanovic para empujar el 2-0. A los “nenes” del Sevilla, mas “nenes” que los de toda la temporada, pues salieron juveniles y muchachos que han jugado poco, se les agrietó la buena disposición del planteamiento con el doblete y con los alocados arrebatos de Yan Eteki, el mejor centrocampista, que le costaron dos amarillas seguidas antes de acabar la primera parte. En la segunda, Guardiola falló un penalty y al rato metió un gol. Para entonces El Arcángel cantaba eufórico como el Sánchez Pizjuán del año 2007. Si el Sevilla tiene al Arrebato, nosotros tenemos a Medina Azahara, que anoche cantó en el centro del campo para subirnos la moral. De los “nenes” palanganas de ayer no me ha llamado ninguno la atención salvo quizás Curro que tiene buena traza pero salió al final. Nada que ver con aquéllos con los que se las tuvo mi Burgos.

El Ungido



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Todos dicen que las autonomías son el cáncer que roe el pulmón de España, pero todos votarán a Rivera, nuestro “Albert CLV”, cuya receta es… más tabaco, o sea, más Constitución’78, madre de todas las autonomías al precio de excluir del juego político al Rey (mero adorno) y a la Nación (mera retórica).

Las elites tuelcen pol Livela –me dice mi ensayista chino en su tienda de ultramarinos, que sabe de política más que la paloma azul.

Podría ser. Y no hay que leer a Mosca ni a Pareto. Te lees la “Historia General de España” del padre Mariana, cuya lectura ya recomendaba Jefferson a los colonos americanos, y comprendes que, si España ha llegado hasta aquí, es sólo para hacer ministros a Girauta y a Villegas.
Tres señales nos indican que Rivera es el Ungido: la invitación del Nobel Vargas a merendar a la luz de las velas de Barry Lyndon en Puerta de Hierro, la invitación de la Feria de Abril a cabalgar por Sevilla y la invitación del propio Rivera a apostatar del sindicalismo vertical de la Ugt de Barcelona, a cuya alcaldía quiere presentar Ciudadanos al hijo, según la narrativa oficial, de un pintor que liberó París con la Leclerc… ¡en 1949!, Manuel Valls, a quien Macron, el modelo chisgarabís de Rivera, no quiso ni de bedel.

Los flabelíferos del Poder, que son legión, al partido de Rivera llaman “la Formación Naranja”, y a uno se le va la imaginación a una historia del Corán que Emilio García Gómez mienta en su prólogo de “El collar de la paloma”:
Esa bellísima historia de las impresionables damitas egipcias que, víctimas del arrebato que les produce la hermosura del patriarca José, mutilan sin sentido sus delicadas manos en vez de pelar las toronjas.
Los viejos tratadistas tenían razón. Con la crisis del sistema, la clase económicamente relevante da la cara y pasa a reinante en la figura de Rivera, un nadador de Barcelona, nuestro bello José, Laffitte/Macron de Francia, Kerensky de Rusia y Suárez Bis (en el sentido marxista) de España.

Sábado, 21 de Abril

Valle de Esteban

Su juventud sin risas, rosas, rusas
Brines

viernes, 20 de abril de 2018

La paella de la Paz

Rafael Sánchez Pipo


Presidentes Nixon y Mao
Pequing China
Desde Córdoba tierra de califas en estos momentos cumbre para el mundo, Pipo sigue queriendo ofrecer su paella punto con el deseo de que cada grano de arroz sea semilla de paz para el mundo ruego me dé oportunidad para organizar nuestras corridas de toros (únicas) punto saludales Rafael Sánchez Pipo

@PulgadeTriana

Machos

William Munny


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Trump justificó su andanada de “tomahawks” en Siria con una foto de niños. Lo acompañó de fallera Macron, que no tiene hijos (ni bombas, claro), pero ya se sabe, porque lo dijo en el Golfo el general Schwartzkopf, que “ir a la guerra sin Francia es como salir a cazar ciervos sin tu acordeón”.
Francia siempre será una monarquía de paisano, y Macron, un Capeto subido a un palé. Lo decía el marido de María Guerrero, Fernando Díaz de Mendoza, conde de Balazote (el pueblo de la “biche”):
Yo para todos soy don Fernando. Si algún criado me dijera “señor conde”, no le contestaría: pareceríame que se dirigía a otro. Sólo viajando por Francia uso mis títulos, porque, siendo un país democrático, se paga mucho de la nobleza, y en las mismas condiciones atienden a uno más.
Pero quien resumió mejor la movida siria (sirios con rusos e iranios, americanos con kurdos y turcos, turcos contra kurdos y sirios, yihadistas contra sirios y rusos) fue Rajoy, que para dar su apoyo cultural a la cohetería trumpiana dijo:
Los ataques contra mujeres y niños no pueden quedar sin respuesta.
De vengar a los niños ya se encargó el Tío Sam. Pero ¿y las mujeres de Rajoy? Al atentar contra su propia doctrina igualitarista, el marianismo incurre en machismo, si bien se trataría de un machismo socialdemócrata, explicado en su día por Canetti:
La suma total de sensibilidad ha aumentado de modo considerable… En el mundo actual, sería más difícil condenar públicamente a la hoguera a un único hombre que desencadenar una guerra mundial.
Y el filósofo Sloterdijk nos recuerda que una ley sentimental de la Modernidad, la que prescribe preservar el espacio público de los actos manifiestos de crueldad, llevó a la instalación de la cámara de gas de Nevada, convirtiéndose en el lugar de culto del humanismo pragmático.
Desde luego, emociona ver a Rajoy transformarse en William Munny ante cualquier indefensión de “mujeres y niños”. ¡De la que se ha librado Cifuentes, con no ser hombre!

Viernes, 20 de Abril

Valle de Esteban

Resígnate a morir, viejo amor mío
Campoamor

jueves, 19 de abril de 2018

Cervera



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

El lunes, 4 de julio de 1898, en los pasillos del Congreso, podía leerse el telegrama del almirante Sampson comunicando a su gobierno la destrucción de la escuadra de Cervera:

En este momento en que se conmemora la independencia de nuestra Patria, yo ofrezco a ella la destrucción de la escuadra española. Hemos tenido siete muertos y trece heridos. El almirante Cervera, con Eulate y Lazaga, están prisioneros en el barco almirante, “Jorva”.
A imperio muerto, imperio puesto, sobre la infamia, eso sí, del “Maine”, organizada por los “Fake News” de los Bezos y Slim de la época, es decir, Pulitzer y Hearst, quienes ya entonces se presentaban como sostenes (y ligueros) de la Democracia.
España, hoy, indulta al toro “Orgullito” en Sevilla y condena al almirante Cervera en Barcelona. ¡Y pensar que el nacionalismo catalán sale de los capitales importados de Cuba! Los capitalistas catalanes, opuestos a la autonomía que Weyler ofreciera a la isla, vienen a España dispuestos a seguir mandando, y Prieto, en el 17, protesta contra la protección de la monarquía al catalanismo.
Antes, el general Martínez Campos tenía informado a Cánovas del ambiente antiespañol en Cuba:

Los habitantes odian a España. La masa, efecto de las predicaciones en la prensa y en los casinos, ha tomado la contemplación y licencia, no por debilidad, sino por miedo, y se ha ensoberbecido; hasta los tímidos están prontos a seguir las órdenes de los caciques insurrectos.
Y el general, que no ha dicho toda la verdad “por temor a ser pesimista”, denuncia el optimismo de los partes oficiales, mandando que sean “breves, ordenados, claros y estrictamente veraces, como corresponde a militares serios”. Luego, sale corriendo.
–Estamos jugando la suerte de España, pero yo tengo creencias que son superiores a todo, y que me impiden los fusilamientos.
Nacía la cultura (¡unilateral!) del indulto. El 12 de octubre de 1899 el gobernador militar Brooke, para “desespañolizar” la isla, prohibió los toros.

¡Que me cierren los ojos con uvas!*

Cada día más ruborizados, fragantes en sus colgajeras

Se vira lentamente la hoja del caimito

 Estalla y cae una güira

Al final recibí el castigo de nuestra madre Eva:
 una serpiente me rozó y caí al pie del árbol
(Mercedes Santa Cruz y Cárdenas, condesa de Merlín, al príncipe Federico de Prusia)

*Emilio Ballagas

Jueves, 19 de Abril

Valle de Esteban

En el bosque solemne carnívoro y bituminoso
César Moro

miércoles, 18 de abril de 2018

El indulto

Ninot indultat de Ponce en Madrid


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Julián López indultó un toro de granja en Sevilla de nombre, oh, justicia poética, “Orgullito”, que suena a los Quintero, papás de “Malvaloca”.

Es muy hermoso crear… –acostumbraba decir Joaquín, el hermano de Serafín–. Se siente uno Dios
Lo hermoso, hoy, es indultar: el público se siente Dios, y el torero se ahorra matar. Adiós a la “espá” en los toros, que es como el adiós en el flamenco a la cañita del compás, que dijo Ramón Montoya.
La sensibilidad es cuestión de fechas. Doña María Cristina se ganó el apodo popular de “Doña Virtudes” al indultar al general Villacampa, sublevado en Madrid: la Reina quería, pero los ministros no, y Sagasta se valió de un error (adrede) de su “María Soraya”, Cañamaque, para concederle el capricho a la Reina Regente.

Para indultar un toro de granja en Sevilla (“Orgullito” es un toro de granja por diferenciarlo del toro de lidia, que sería “Cazarrata”) hay que rebuscar en el “Diccionario Razonado” de don Joaquín Escriche, para quien toda gracia es una derogación de la ley: si la gracia es justa, la ley es mala; pero si la ley es buena, la gracia es un atentado, pues el rigor siempre resultará menos funesto que la clemencia.

La faena de López viene en San Pablo a los romanos: “Pero donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia”. Mas en Madrid hace ilusión que el hijo de uno de sus barrios con más arte, San Blas, desaloje a Curro de la Maestranza; es como ver al japonés Horikoshi desalojar de Casa Anselma a Manolo Caracol. Aquí ya nadie recuerda que Palomo cortó un rabo en Las Ventas, para inspiración del añorado Cañabate:
¡El rabo! ¡El rabo! El presidente se apresura a concederlo. ¿Por qué no, si la gente está muy contenta? ¿Qué significa un rabo? Cuatro pelos mal contados.
La tauromaquia está como España. El indulto de Sevilla anuncia una amnistía en Madrid. En la esfera del reloj, dice Pemán, hay siempre 5 minutos para lo revolucionario y destructor.

Pero le quedan siempre 55 minutos a la tradición.

Miércoles, 18 de Abril

Valle de Esteban


Hay en lo interno de la mar Caribe
una isla vedada a los mortales,
 en donde Venus con su corte vive
vagando por floridos matorrales.
Joaquín Lorenzo Luaces

martes, 17 de abril de 2018

Las Córdobas de un burgalés. La Torre de la Mal Muerta

 Resto de muralla en la puerta de Colodro

 Torre de la Mal Muerta

Calle Adarve. Restos de muralla
La luz tras el hombre, es de la calle Marroquíes


Francisco Javier Gómez Izquierdo

         Si es usted castellano y tiene intención de venir a Córdoba en mayo, como mandan las agencias de viajes, permita que le invite a acercarse a la torre de la Mal Muerta para que usted vea el agradecimiento del pueblo de Córdoba para con nuestros tatarabuelos conquistadores. Si además es de Burgos, caput Castellae pone nuestro escudo, es de obligado cumplimiento que usted pise el mismo suelo y toque las mismas piedras que pisaron y tocaron los primeros guerreros de nuestro rey paisano y santo, al que un servidor debe doble pleitesía por haberle tenido de patrón cuando la mili en San Sebastián.

       Dicen Torre de la Mal Muerta por quedar en el saber popular lo que al pueblo le gusta que son los asuntos de infidelidades, virginidad, venganzas y etcéteras, pero la verdad histórica dice que se levantó esta torre “..porque los buenos fechos de los Reyes no se olviden”, conforme aún se leía en el siglo XIX en una inscripción bajo el arco “.. e acabose en el anno de MCCCCVIII”(1.408). Cuando uno de los protagonistas de las muchas leyendas de la Torre, Fernando Alonso de Córdoba, caballero Veinticuatro (histórico personaje) vengó sus posibles cuernos andábamos casi por el 1.500. 
   
La inscripción ya no se lee, pero se ve el escudo de Castilla plantado para honrar al rey Fernando y supongo que para que durante siglos los cordobeses que han pasado por allí y los que hayan de pasar sientan curiosidad  por las peripecias que pasaron en la Edad Media. La verdad es que he hablado con muchos mozuelos sobre estas cosas y ni les interesa ni hay visos de que les nazca la mínima afición, pero el caso es que cuentan las crónicas que unos metros más abajo hubo una puerta por la que, aprovechando “cómo la ciudad estaba muy descuidada y que no se velaba ni recelaba de los cristianos”, Álvar Colodro, de Cobeña, aldea junto a  Alcalá de Henares; Benito de Baños, al que disputan el nacimiento en Toledo y Vitoria, y otros, como “...meiores algarauiados  que fueren entre nos et vayan vestidos como moros, por tal que si se fablaren con los moros, que los non conoscan... punen de se apoderar de la primer torre que fallaren, fasta que la otra gente suba..”
     
Quedamos en que por aquí se empezó a conquistar Córdoba y que ya que está usted aquí, castellano, valenciano o de donde usted sea,  póngase en la parte de la torre que da a los jardines de Colón; tome una callecita estrecha, Adarve, en la que verá restos de la muralla que cercaba la ciudad y su actual aprovechamiento y en la primera cuesta a la izquierda se topará con Marroquíes, la corta calle en la que podrá admirar posiblemente el patio más espectacular, junto al de la calle el Trueque, mi favorito, de los que tanta admiración causan a los visitantes del mes de mayo.
       
Está usted en Santa Marina. El barrio de los toreros.  Donde creció Manolete y donde aún puede usted ver las casas de paso por las que el Maestro y los vecinos del Marqués de Priego y la Lagunilla, plazas casi pegadas, cruzaban para ganar un tiempo que yo creo les sobraba. Si le gustan los toros tome un Montilla o un Moriles en cualquiera de las tabernas que rodean una de las catorce iglesias fernandinas mandadas edificar por nuestro rey Fernando III. Si no le gustan los toros, hágalo también. No se olvidará de tan buen rato.

Rubichis

¿Qué pasa, querido? ¿Nunca has visto una rubia antes? 
(Tallulah Bankhead a Donald Sutherland, en cuyo camerino
 se había colado completamente desnuda)


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Por consejo de Blas Botello, el astrólogo que dio a Cortés el día de la Noche Triste, me corto el pelo por lunas, y hoy, de cuatro caballeros cárdenos en fila ante el espejo, uno, yo, se sentaba para cortar, y los demás, para teñir… de rubichis, mientras parloteaban como “tricoteuses” sobre la cabeza de Cecé, rubichi como la “Primavera” de Botticelli, presta a caer en el cesto de Mariano, el hombre que da tono (jabonero sucio, en toro) al pelo del español corriente, que es trumpiano de peluquería.

La socialdemocracia (economía de derechas, cultura de izquierdas y gobierno de centro) es rubichi. España es rabiosamente socialdemócrata, y los españoles, al madurar, rompen, gracias a los tintes, en Febos Apolos tan doradetes que cualquier hispanista diría que descienden de los criados tudescos de Carlos V, que era un emperador rubio como la cerveza que vino a Tazones en un barco de nombre extranjero (según Albornoz, tercer desembarco infausto, con Tariq en Tarifa y Colón en San Salvador).

De Franco se cuenta que, al volar a Tetuán para dar el golpe, ordenó al piloto caracolear despacio, y no aterrizó hasta ver en el aeródromo los rizos blondos del coronel Saenz de Buruaga:

¡El rubito!
Con semejantes señas, hoy hubiera sido imposible el 18 de Julio, y por eso la Democracia Que Tanto Nos Ha Costado anima a sus hijos a mantenerse jóvenes, que es decir rubichis, en el ideal, y “al ritmo de Rajoy”, otro Dato, representante, según el gran señorito de esta Casa, Manuel Bueno, del “escepticismo estático” en pos, por todo ideal, de la quietud bien vestida, frente al “escepticismo dinámico” y el ruido infecundo de Romanones, que, para el periodismo divertido, es el que ahora nos falta.

La Democracia es muy agradecida, y se entusiasma con el hombre de letras que quiere servirla.
Eso dijo un día Lerroux a Pío Baroja en el Café Inglés, adonde lo había invitado a comer para proponerle entrar en su partido.

Baroja no era rubio, pero gastaba boina azul.

Martes, 17 de Abril

Valle de Esteban

La corteza defiende al árbol.

lunes, 16 de abril de 2018

La Grande Peur


Infierno



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Por mucho “furor teutonicus” que logre desatar el Bayern de Munich, nunca producirá en el madridismo “La Grande Peur” que provocó a testarazos de Mandzukic la Juventus en el Bernabéu, con aquellos graderíos que parecían estanterías de cabezas cortadas (¡piperos bailando con el diablo a la luz de la luna!) para alimentar el fuego del infierno del Bosco.
    
La capilla del Bernabéu debe de estar atestada de exvotos piperos con la escena de Michael Oliver pitando el penalti y una leyenda así: “Habiendo sufrido una fuerte enfermedad nerviosa por atropellamiento y no encontrando alivio pedí a Nuestra Señora de Guadalupe me aliviara y en acción de gracias dedico este retablo ahorita”.
    
Por mucho menos que lo de Michael Oliver, San Pedro Regalado es el patrón de los toreros: dice la tradición que un día, junto al convento El Abrojo, caminaba Pedro, fraile francisco, con otro fraile, cuando les sorprendió un toro escapado de una corrida; Pedro se acercó al encastado bicorne y le ordenó, con éxito, postrarse y regresar sin hacer daño a nadie, y no se puede resumir en menos frases el pánico de la eliminatoria con los italianos.

    El pánico, nos dice un filósofo alemán contemporáneo, no brota del alarmismo, sino que es el alarmismo el que brota del pánico.

    El alarmismo ante el Bayern viene, pues, del pánico ante la Juve.
   
 –Llegará un día en el que nuestra historia, todo lo que somos y tenemos, no habrá existido para nadie. Por eso surge el pánico, pues no podemos dar por descontado que llegue un futuro que nos recuerde. El pánico es la versión neopagana del apocalipsis.
    
Desgermanizado por Guardiola y regermanizado por Heynckes, el Bayern inspira en Madrid un temor metafísico. Si en algún sitio los filósofos han indagado el pánico es en Alemania. Sloterdijk cita a Hermann Broch y su “Teoría del delirio de masas”, para quien “pánico total” significa éxtasis negativo:

    –En él se vive una desesperación metafísica, es decir, la incorporación del yo a la ruina del mundo.
    
A Zidane no le gusta que se hable de su flor: la Flor. Zidane haría bien en leer “La Grande Peur de 1789”, de Georges Lefebvre, un historiador marxista que acabó con las imperantes tesis marxistas de la Revolución al descubrir que el Gran Miedo del 89 (según la versión oficial, en el campo los campesinos incendian los palacios de los aristócratas por temor a la reacción de la aristocracia a los sucesos de la Bastilla) nada tuvo que ver con los sucesos revolucionarios. En resumidas cuentas, que la historia nunca es lo que parece. Ni siquiera la de Zidane.
    
Con el Bayern hay alarma, pero no pánico. El pánico, como el sarampión, sólo se pasa una vez. Para que Zidane se quedara descolgado en esta eliminatoria con Heynckes, haría falta que Cristiano, Ramos y Kaká (hoy, Bale) volvieran a tirar su penaltito al helipuerto de las Torres de Europa. Como eso no volverá a ocurrir, en el Estadio Olímpico de Kiev esperará, con el permiso de la Roma capitolina de Monchi, que lleva una vida repitiendo cada día la multiplicación de los panes y los peces, Jürgen Klopp, el devorador de raones ibicencos y cuyo equipo ideal sería ese Barcelona que va a ganar la Liga convertido en una oficina de Correos por Valverde.
    
Cristiano contra Salah, dos máquinas de la caridad, dicho sea con el ánimo de ayudar a la Uefa a propagar los valores del fútbol. Del egipcio se cuenta que no se mueve un pobre en Egipto que no merezca la inmediata atención del goleador del Liverpool. Del portugués se ha sabido que regaló unas zapatillas de su marca, edición limitada, a Marcus Rashford, joven promesa atacante del muy romo United de Mourinho.
    
Si no cae la Decimotercera, tampoco pasará nada: llega el Mundial de Rusia, y aquí paz, y después, gloria.



VALORES FIFA

    La Fifa de Infantino, el tipo que voló a La Habana para ponerle una camiseta de delantero centro al hamponero Castro, podría impedir a Ibrahimovic acudir al Mundial de Rusia porque el sueco representa publicitariamente a una casa de apuestas. Después de Rusia, y para recuperarse del frío, la Fifa irá con su música a Qatar. “Es cierto que en Qatar no hay democracia, pero la gente es feliz”, tiene dicho Xavi, ex cerebro de España. En Qatar la gente es feliz porque allí no hay Patronato de Apuestas Mutuas Deportivo Benéficas, que es lo que preocupa a la Fifa de Infantino, que ha extendido la democracia a los goles: a través del Faceboock de Zuckerberg, los fiferos del cuento de la buena pipa han elegido Mejor Gol de la Historia uno que hizo el mexicano Negrete a Bulgaria en México’86, pasando por encima del gol de Maradona a Inglaterra en el mismo Mundial. ¡No va más!

Lunes, 16 de Abril

Valle de Esteban

 Yo soy Camacha de Montilla, hija
de Venus y del Sol, Circe de España.
José-Miguel Ullán

domingo, 15 de abril de 2018

El gol del empate de Osasuna, una obra de arte de Borja Lasso de la Vega

 Borja Lasso, torero

m

Francisco Javier Gómez Izquierdo

      Antes del partido en El Sadar, mi peña veía con buenos ojos un empate ante uno de los equipos, en teoría, aspirantes al ascenso. El Córdoba ha empatado a uno en Pamplona y a  mí me parece escaso un punto, porque creo que pasan las jornadas, se van reduciendo las posibilidades, los equipos necesitados también suman y me inquieta, sobre todo, no aprovechar la ocasión cuando se presenta.
     Esta mañana se ha presentado. Aparecía Osasuna sin Torres, no sé el porqué; sin el zurdo y veloz Clerc, lesionado; y sin De las Cuevas, en el que el míster Diego Martínez va perdiendo confianza. La tiene en el joven Borja Lasso, al que se trajo del Sevilla Atlético que entrenó el pasado año y al que junto a Ivi, hoy en el Levante, auguramos en este blog venturoso porvenir en el oficio. Borja Lasso es tímido, un tanto enclenque y no muy alto. Las mismas características que un Sarabia, no Manolo, sino José Luis, pamplonés que formaba parte de la plantilla osasunista en el 86, cuando un servidor era abonado del “equipo rojillo” y me decía años después defendiendo al Burgos que con su físico, 1,70 y 70 kilos, no tenía ningún futuro en Pamplona. “Hombre..., y Robinson, Ziganda, Goiko, Martín Monreal e incluso Pepe Mel, son también palabras mayores”, le apuntó un servidor. ¡Tiempos aquellos de gloria osasunista! Borja Lasso es centrocampista, no delantero como Sarabia, y anda sobrado de virtudes técnicas, pero carece del descaro necesario para intimidar a los rivales. Pero ¡claro!, los futbolistas dotados con el gen del talento puede que no se prodiguen y pierdan categoría, pero de vez en cuando les sale una obra maestra que los hace inolvidables, y a Borja Lasso le ha venido la inspiración a la una y cuarto de esta mañana. El Córdoba tenía el partido de cara. Imprecisiones navarras y andaluzas, muchas faltas, ninguna ocasión, fútbol trabado y pesadote típico de Segunda y cierta euforia blanquiverde gracias a un gol de Javi Galán que aprovechó una balón preciso enviado por Guardiola tras robárselo al defensa Oier que se había metido en un lío morrocotudo. Los veteranos delanteros Xisco, nuestro Xisco, al que Carlos González llamó J&B en la radio, y David Rodríguez, ese Schevchenko de Talavera de la Reina, ni recibían balones ni parecía preocuparles.

     A la hora de partido la pelota de un córner desde la izquierda es escupida por varias cabezas hasta que llega a la cabellera de Aridane, el futbolista más visible de toda la Segunda, que la baja unos metros fuera de la esquina del área grande hacia la pierna izquierda de Borja Laso de la Vega –no me negarán su nombre de poeta-  para que éste compusiera y lanzara toda una oda  al gol y consagrara el larguero y la escuadra izquierda de la portería de fondo norte de El Sadar como el punto exacto donde al Platko polaco del Córdoba le clavaron los mejores versos. 
    
A nosotros nos faltaba Reyes, es cierto, pero Osasuna me pareció víctima propicia. De hecho pudimos y debimos marcar al menos otro gol, pero ¡ay! estamos condenados a sufrir. ¡Ah, Osasuna tampoco está para subir!

    Acabo de comer y no sé qué pasará esta tarde, pero ayer el Alcorcón empató fuera de casa y ganaron el Reus y la Cultural, tres de los nuestros. La gente de mi peña dice que no podemos perder la fe. Habrá que hacer caso.

Como te pillemos...

Chinchón

Domingo, 15 de Abril


Tras de un amoroso lance,
y no de esperanza falto,
 volé tan alto, tan alto,
que le di a la caza alcance.
Juan de la Cruz

"¿Por qué os alarmáis?"

DOMINGO, 15 DE ABRIL

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: 

-Paz a vosotros.

Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo:

-¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.

Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo:

-¿Tenéis ahí algo que comer?

Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos.  Y les dijo:

-Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.

Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió:

-Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto.

Lucas 24,35-48

sábado, 14 de abril de 2018

Las Córdobas de un burgalés. Iglesia de la Diputación

 La Merced por dentro
Ayer

 La Merced por fuera
Ayer

La Merced
El 30 de enero de 1978

 
Francisco Javier Gómez Izquierdo

         Como quiera que hace tres años accedí a que se me practicara una analítica y aparecieran evidencias de una diabetes tipo 2 a la que debo vigilar y cuidar para que no crezca, tengo dicho que recorro Córdoba casi todos los días con un ritmo alegre y entretenido. La distancia no suele estar predeterminada. Salgo pronto y tras los tres kilómetros largos del Vial -paseo marítimo lo llaman los cordobeses- suelo explorar las zonas laberínticas de la Judería, Realejo, S. Lorenzo, Santa Rosa.., que hasta los barrios modernos se hicieron con esquinas escondidas, y raro es el día en que no encuentro curiosos rincones olvidados hasta para los cordobitas de toda la vida.

       Ayer mañana, después de estar toda la noche en la mina, iba cavilando hasta donde puede llegar un humilde bachiller sobre el afán de titulitis de los padres de la patria. Al superar Colón me topé con el palacio de la Diputación y me acordé del hospiciano Rafael y cómo unos jóvenes licenciados de Jaén, opositores con éxito en las faenas del Estado, encomendadas a un servidor, me suelen pedir que les cuente cosas, casos y sucedidos de Córdoba, me atrevo en plena primavera, época de viajeros, turistas, visitantes y demás especies movedizas a sacar en Salmonetes... mis paseos por si al improbable lector le llama la curiosidad de un modesto catálogo de lugares, lejos, ¡claro está!, de las magníficas descripciones del extraordinario cronista local del XIX nacido en Cádiz, don Teodomiro Ramírez de Arellano y Gutiérrez de Salamanca en sus “Paseos por Córdoba”.
      
Rafael anda cojo por los setenta años y me cuenta que fue hospiciano en el edificio que es hoy la Diputación, ese “paraero” de pájaros buscando nómina. El Lugar de Caridad se trasladó al Parque Figueroa y el palacio-hospicio se convirtió, rehabilitado, en Diputación. En 1978, es decir, hace justo 40 años, y recién rehabilitado el retablo de la Iglesia de la Merced, la iglesia del palacio, el edificio salió ardiendo porque alguien lo quemó. No fueron los comunistas o anarquistas como en la Guerra Civil, de ahí su reconstrucción a principios de los 70 (téngase en cuenta que estamos en el sensible año 78), sino uno de los  niños del Hospicio que opositó para trabajador de la Diputación y como ni aprobó ni entendió que hubiera que hacer un examen para que gente extraña ocupara “su casa” vengó el deshonor quemando el retablo que Alonso Gómez de Sandoval, gran escultor cordobés realizara hacia 1770. El retablo, las pinturas, esculturas, etc... todo ardió en el fuego purificador del endemoniado.

     Uno aprendió que el pastor Eróstrato quemó el templo de Diana en Éfeso, una de las maravillas del mundo, para alcanzar fama. El caso del hospiciano de Córdoba del que Rafael me dijo su nombre y apellidos pero no me acuerdo, es mucho mas pedestre. El hospiciano quería una paga vitalicia porque lo consideraba un derecho de herencia. El conocimiento que el hospiciano incendiario tenía de las dependencias civiles y religiosas del Palacio hoy es posible que alcanzaría el valor añadido de ser considerado éso que llaman Máster, que ¡hay que ver lo que inventa la gente para parecer!
      Hace dos años se volvió a inaugurar la Iglesia mercedaria, las pinturas, esculturas y el retablo basándose los restauradores en fotografías que han conseguido devolver ése esplendor barroco tan grato a los ojos andaluces.

     Si usted va a echar un día o dos en Córdoba acérquese a la Diputación. Está cerca de todos los sitios. El edificio es llamativo por fuera y por dentro. Está todo el día abierto. La iglesia creo que también pues se celebra culto regularizado. Ayer a las 10 entré y con el móvil saqué las fotos que aquí veis.

     Querido señor editor, sepa usted que de vez en cuando asomará en Salmonetes..., si no lo tiene a mal, el rincón cordobés que encuentre o recuerde mi diabetes.

El cornejal

Azorín


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Guerra de sartenes y cazos en la partidocracia, que académicamente es un cornejal horaciano, o sea, un campo de cornejas que se adornan con plumas ajenas.

En la capital, un Bertrand Russell (“Principia mathematica”) de Puebla de Brollón que atiende por Franco y que tiene cara de gaitero de “Maruxa” sopla la gaita para echar del momio autonómico a una dama, Cristina Cifuentes, Cecé, que cree que cuando te reúnes con hombres y te haces la rubia consigues muchísimo más, aunque ella no encuentra el máster.

Zanetto, lascia le donne e studia la matematica –dijo a Rousseau una cortesana veneciana a cuyo pecho, porque le faltaba un pezón, ponía pegas el naturalista ginebrino.
“Franquito, olvídate de las mujeres y estudia matemáticas”, podría decir Cecé a este galán “in albis” de la matemática celta que pone pegas a su “rubiez” presidencial porque le falta un máster.
Franco es analfabeto, pero no porque sea tonto. Al contrario: es tan listo que en seguida descubrió que era más fácil hacer de Madrid una nación, que es por lo que cobra, que estudiar matemáticas en Puebla de Brollón. ¿Por qué? “Por el “tracatrá”, según el amigo Rivela, maestro de cosas plásticas en el instituto de Celanova, donde los estudiantes se meten para ir a estudiar tres horitas diarias de tracatrá por las curvas autonómicas, y con manos y pies ocupados en sujetarse cuesta darse cuenta de que nuestro sistema decimal no se funda más que en la estúpida razón de que tenemos manos y pies.

En España, la educación debe volver al tancredismo azoriniano.

Una vez nombraron a Azorín subsecretario de Instrucción Pública. Era un silencioso de puntualidad kantiana: entraba a las nueve y salía a la una. No hablaba, no recibía, no dictaba. Los bedeles lo vigilaban por el ojo de la cerradura. Una esfinge en un sillón. Su ministro, acorralado por la oposición con el caso de un maestro, pidió un día ayuda. Azorín le envió una nota:

Desconocía el asunto. Pero tiene razón el maestro.

Sábado, 14 de Abril


Dicho cebo es la cosa mas excelente que se ha visto y solo experimentándolo se sabe lo que es.
D.J.M.G.N.